Los atardeceres tras la llegada de un frente siempre garantizan que el cielo se ilumine de tonos rojizos. Tradicionalmente cuando ocurre este fenómeno se le ha atribuido un cambio de tiempo e inestabilidad en las posteriores horas. Esto se debe a que lo que se ilumina son las nubes altas y medias que son las primeras que aparecen tras la llegada de un sistema frontal. Además, en la fotografía aparecen unas nubes denominadas como Mammatus que, como su nombre indica, tienen forma de mama.

📸 Alberto Germán Aroca García, desde Elche

La imagen puede contener: cielo, nube, árbol, exterior y naturaleza

Vía Laboratorio de Climatología – Universidad de Alicante

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here